EFECTOS SECUNDARIOS

parlamentMientras el secesionismo rampante sigue a duras penas con los preparativos de la comedia bufa a representar el 1 de octubre, y sus principales actores perfilan los personajes a desempeñar en la trama (Puigdemont en el papel de actor protagonista dispuesto al sacrificio, con Junqueras de secundario, astuto y componedor; Colau en el rol de dama interesante que dice que sí a la vez que niega con la cabeza; los alcaldes indepes agitando a las masas envueltos en sus banderas esteladas; y demás rufianes y garzones tan contentos en su papel de extra con derecho a bocadillo…), algo se mueve detrás de las bambalinas, donde personajes que no figuran siquiera anunciados en la función están llamados a protagonizar sin embargo los momentos más importantes (y peligrosos), que son los que acechan a partir del lunes 2 de octubre.

Detrás de la barrabasada democrática y legal perpetrada por el Parlament, que a estas alturas ya poca gente aprueba, se está cociendo a fuego lento, con la cadencia de una gotera invisible, un sentimiento de apoyo más o menos indisimulado a las  tesis que desde hace años se vienen manteniendo desde significativas posiciones catalanistas, no necesariamente separatistas, y que van al mismo meollo de la cuestión: la Constitución desde su propia redacción indica la asimetría en el tratamiento de los distintos territorios del estado, y esa diferenciación, andado el tiempo, no cuadra con la situación actual de Cataluña, en contraste con otras comunidades históricas. Vamos a dialogar sobre esto, insisten con actitud comprensiva y suavona. Ni la deriva rompedora de unos pero tampoco la intransigencia legalista de los otros, nos vienen a decir estos componedores de ocasión. De ahí al “la culpa es de Rajoy”, un paso.

En el despropósito del llamado procés lo peor no es la enfermedad, sino los efectos secundarios, esos que seguro darán la cara tan pronto como el desafío secesionista, mal que bien, quede en un segundo plano. Entonces será cuando los gurús de turno, los apóstoles de la plurinacionalidad y oportunistas varios vendrán con su cantinela del diálogo, un eufemismo como otro cualquiera de poner a Cataluña al mismo nivel del País Vasco.  Y será interesante observar cómo nuestra izquierda explica su apoyo a las demandas del nacionalismo más insolidario sin contradecir los valores de justicia e igualdad de los que tanto presume.

Columna Paisaje Urbano publicada en Diario de Sevilla el 20 de septiembre de 2017.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s